Seis meses por construir una caseta en el Parque Natural de Degaña


Un vecino de Degaña quería montar una granja de apicultura y una cooperativa de producción de miel. Levantó una caseta de aperos y cerró la finca con cemento. Creía que era el único modo de evitar que entrase el oso y le arruinase la granja. El único problema es que el terreno estaba en los límites del parque natural de Fuentes del Narcea, Ibias y Degaña, un territorio donde se requiere de un permiso especial para este tipo de construcción.


A. C. C. compareció ayer ante el Juzgado de lo penal número 2, donde se enfrentaba a una petición del ministerio público de año y medio de prisión por un delito contra la ordenación del territorio. Defendido por el letrado Juan Carlos Fernández, el acusado se declaró culpable y aceptó la pena solicitada por el fiscal, que redujo su petición a seis meses de cárcel y una multa de 1.080 euros, en atención a que había demolido la casa de aperos y el muro. El fiscal informó favorablemente a la suspensión del ingreso en prisión.

Noticias

Algunas de las noticias más destacadas del mundo de la apicultura

© El Colmenar