Noticias

Colocan microsensores para saber por qué mueren las abejas


Los especialistas han detectado que desde el 2006 la población de abejas empezó a disminuir, sin aparente motivo, en EE.UU. Poco después esta situación se repitió en países como Canadá, España, Italia, Bélgica, Grecia, entre otros.


La preocupación por las abejas es que –según la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO)– de las 100 especies de cultivos que proporcionan el 90% de los alimentos en todo el mundo, 71 son polinizadas por estos insectos.


Aunque se sabe que los pesticidas son los principales responsables de esta compleja situación, se sospecha de otras causas. Por ello nace la iniciativa global por la salud de las abejas de la miel.


Mochila tecnológica

La Organización de Investigación Científica e Industrial (Csiro) es la agencia científica de Australia y la que encabeza la iniciativa a favor de las abejas. “Es una colaboración internacional de investigadores, apicultores, agricultores y compañías de tecnología que tiene como objetivo determinar qué está dañando a las abejas y encontrar soluciones para asegurar procesos de polinización seguros”, indica el Csiro en su web.


La parte principal de la iniciativa es recopilar toda la información sobre el comportamiento de las abejas. Para ello, se han colocado manualmente microsensores en el lomo de los pequeños insectos. Estas piezas se encargan de recopilar información específica, que luego es recogida por receptores capaces de identificar de manera individual a cada abeja, grabando sus movimientos y todo lo que hacen alrededor de las colmenas.


“Esta tecnología permite a los investigadores analizar los efectos de los factores de estrés en las abejas [enfermedades, pesticidas, contaminación del aire y del agua, dieta y climas extremos] en su habilidad de polinizar”, explica el profesor Paulo de Souza, científico principal del Csiro.


Miniaturización

Todo este proyecto se basa en el uso de la tecnología Edison de Intel. Se trata de una plataforma de hardware y de software, capaz de combinarse con sensores y así desarrollar soluciones y productos que pueden conectarse a Internet.


Esta especie de computador en miniatura fue presentado por Intel el año pasado y está basado en la tecnología de 22 nanómetros. Incluye conectividad Wi Fi y Bluetooth, así como compatibilidad para funcionar con el sistema operativo de código abierto Linux.


Aunque fue pensado para utilizarse en el desarrollo de dispositivos vestibles (‘wearables’), su norte es ser un componente fundamental para la popularización a la nueva tendencia del Internet de las cosas (que todo esté interconectado).


“Este proyecto es un fantástico ejemplo de cómo sacarle provecho  al Internet de las cosas. Con esta nueva tecnología esperamos entender el complejo problema de las abejas”, señala el profesor De Sousa.


Gran cifra

• Se calcula que unas 250.000 especies de plantas dependen de la polinización de las abejas.


• Además de su influencia por la polinización, las abejas son importantes para el desarrollo de frutos como manzanas, paltas, duraznos, pecanas, almendras, peras, así como de muchos otros alimentos.


• Según el Consejo de Defensa de Recursos Naturales de EE.UU. (NRDC), las abejas generan más de US$15 mil millones al año en ese país, debido a que su polinización es esencial para el desarrollo de cultivos altamente demandados por la población mundial.


• De otro lado, España sufre de una invasión de la avispa asiática y el mosquito tigre, insectos que no son propios de ese país. Llegaron gracias al hombre y ya están causando estragos.

Algunas de las noticias más destacadas del mundo de la apicultura

© El Colmenar