Noticias

La Xunta reparte pastores eléctricos para evitar que el oso dañe colmenas

La idea es que estos operativos ejerzan un efecto disuasorio, sobre todo en aquellas zonas donde se registraron más daños por esta especie


La Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas de la Xunta de Galicia va a distribuír pastores eléctricos entre los apicultores de las zonas osunas de Galicia para así prevenir los ataques del oso pardo. Estos pastores se repartirán junto con una serie de folletos explicativos para lograr un correcto funcionamento así como el máximo efecto disuasorio en los animales.


Esta actuación, señalan desde la Xunta, está enmarcada dentro de las medidas previstas para promover «una reducción de los conflictos entre los osos y las actividades agropecuarias y otras actividades humanas». En total, se repartirán 50 cercados electrificados en la provincia de Lugo, gracias a la colaboración de la Fundación Oso Pardo y el Gobierno galego.

Esta especie habita un territorio de 4.900 kilómetros cuadrados, el cual está dividido en dos partes. Una de las zonas es la subpoblación occidental, que comprende desde las sierras orientales de la provincia de Lugo hasta los valles de Babia y Omaña en León y las cabeceras del ayuntamiento de Pola de Lena, en Asturias. En el año 2012, la población de estos animales estaría formada por un total de 180 osos.


Desde la Consellería de Medio Ambiente recuerdan que el oso pardo pertence a la categoría de «en peligro de extinción» en el Catálogo Gallego de Especies Amenazadas. Para potenciar su recuperación, la Xunta tiene en marcha un plan específico aprobado en el ano 1992.

Algunas de las noticias más destacadas del mundo de la apicultura

© El Colmenar